el arte del
convivir

¿Por qué hay tan pocos proyectos comunitarios?

¿Por qué hay tan pocos proyectos
que responden al llamado de la utopía?

 

Responder es fácil...
...demasiado fácil

pero lo ingenuo
a veces
no es tan negativo

y entonces insisto:

 

Si estar rodeado de personas que comparten, es tan bello

¿Por qué "el" sueño de quien puede o podría
es luchar por una 4x4?

 

Yo a Willaldea no la cambiaría por ningún Rolls Royce...

Por ningún lugar de poder en la sociedad...

y no por ser santo o por ser votado a una causa justa...

no no no

es por el poder que genera

ese poder que no aplasta a nadie

ese poder que no aplasta ni al que lo practica

 

 

¿Por qué no, entonces?... nos estabamos preguntando

Si hay capacidad y energía para mantener funcionando una entera megalópolis...

¿Por qué, aunque sea una pequeña parte de estas capacidades, no se encaminan solitas a generar algo distinto y probablemente mucho más lindo?

impulsos hay

muchos proyectos nacen...

algunos sobreviven...
pocos, muy pocos viven...
y la mayoría, así como nacen...

se pierden...................se pierden en el camino

se pierden en los conflictos, se pierden en enfrentar lo económico, se pierden en la soledad, se pierden en el esfuerzo de ese constante remar contracorriente, se pierden por no encontrar la forma de relacionarse con el imaginario colectivo que reina en la sociedad, que reina adentro de cada uno de nosotros
porque
(ojo a olvidarse)
de allí venimos y allí estamos

eso somos
y estamos preparados
una vez dejadas las supuestas certezas
para repetir
lo que más odiamos de
"esta" sociedad

Pregunta clave:

¿
Por qué
el que tiene
protege lo que tiene
y
el que no tiene pide lo que no tiene
?

Otra vez me parece demasiado obvia la pregunta
y otra vez me acuerdo que la ingenuidad no es tan mala a veces
y entonces sigo

estamos preparados para ser "público"
estamos preparados para visitar los museos
hasta estamos preparados para estudiar la historia....

algo nos separa del poder hacer, del poder actuar, del poder ser la historia

Deambulamos entre
el
"todo está bien como es"
o el
"todo tiene que ser de otra manera"

Ese "todo" delata una identidad de espesor milimétrico y una total falta de "poder"

Y sin "poder" es imposible confrontarse, sin "poder" lo único que veo es lo que tengo y lo que no tengo... y soy, respecto a lo que tengo o a lo que no tengo...

Imposible forjar proyectos comunitarios generadodres de energías "potables" entre personas sin "poder"....

pero reconocerlo, ya es "poder"

así pasa en las disciplinas artísticas...

todo empieza del percibir la ausencia

nace una hipótesis:

¿y si el convivir NO fuera una ciencia?

¿que ocurriría si de pronto
descubriéramos/aceptáramos
que convivir es un arte?

Un juego de identidades, deseos, memorias, capacidades, saberes, ideologías y imágenes que ni sabemos desde dónde aparecen...

Si aceptaramos que convivir es un arte, enfrentaríamos las experiencias de convivencia con la humildad y el respecto necesario

estaríamos largos períodos intentando moldearnos, así como lo pide el desafío

así como lo hacemos cuando queremos aprender a hacer teatro, a tocar música, a pintar o a encarar cualquier disciplina artística

el punto es que sin la disponibilidad necesaria no hay trasformación

y sin trasformación no hay posibilidad de generar energías habitables en el tiempo en un acto tan contracorriente como el convivir.

contrariamente todo empieza a ponerse rígido, y con la rigidez aparecen los miedos y con ellos la impreparación, la falta de espesor, la situación carente de energías orgánicas, potentes y equilibradas...

haría falta sensibilidad y aplicación, si convivir fuera un arte

haría falta humildad y percepción, si convivir fuera un arte

haría falta coraje y experiencia, si convivir fuera un arte

haría falta crecer y transformarse, junto a la obra si convivr fuera un arte

 

Ah!, casi me olvidaba:

 

...

 

convivir

ES

un arte