Perdiendo el sueño

 


Tengo miedo

miedo de perderme en el camino...

miedo de perderme en el camino prematuramente...

 

La mente vuela
en paisajes siempre más perfectos...
y el cuerpo tiende la mano
buscando el hilo
de ese barilete perdido

Dejar que el cuerpo
lentamente,
muy lentamente

(allí está el miedo)
empieze a alejarse
alejarse de lo intuido
alejarse de lo ético
alejarse de lo dicho y de lo pensado.


Los hombres de arte y de cultura,

corren

como ningún otro

el riesgo de poner en marcha ese distanciamiento.

Gente que sabe hablar, que sabe crear. Gente que sabe teñir la realidad con sus intuiciones...

Son muy pocos los que aceptan escucharse... los que aceptan percibir que esa realidad los incluye...

Y la separación empieza, lentamente, acariciando los lugares más sensibles de ese cuerpo tan necesitado de mimos

Porque también los hombres de arte y de cultura tienen un cuerpo. Muchas veces no aparece, pero la misma sensibilidad que hace que la expresión tome forma, es causa de que ese cuerpo palpite, llame, pida...

No hay que hacerlo callar!

como demasiadas veces se ha pensado

No hay que hacerlo vivir en la oscuridad!

como un engendro de la naturaleza

El cuerpo "es" y cualquier idea, pensamiento u obra que no lo incluya.... será un pilar de la cultura del distanciamiento

Cultura que hace que la "norma", desde hace tiempo, haya resuelto el "problema" evitando decir lo que piensa y pensar lo que quiere, transformándose en el verdadero cuerpo de la realidad, un cuerpo que tiende la mano buscando, sin saber lo que busca.

Una llave la sugería Roberto Arlt, en "la Terrible Siceridad"

Supongo que, una vez lejos de las playas de la sinceridad, se genere una especie de imposibilidad de inversión de rumbo... un síndrome de brújula enloquecida...

un fenómeno que empieza casi ingenuamente, casi por pereza...

 


Cuidado con quien se traiciona a si mismo
porque quién se traiciona a si mismo
puede traicionar a cualquier otro ser humano
dice Coco Martinez

Pero mi verdadero problema, no es detectar a los peligrosos traidores...

¡Mi verdadero problema es entender como llega uno
(soy yo ese uno)
a traicionarse a si mismo!

¿Cómo preever lo humano?

¿Cómo prevenir lo humano?

¿Estamos seguros de que traicionarse sea Humano?

Me gustaría decir un lindo "No, gracias" pero no hay nadie que me empuje a la traición... o sí, pero no son gran cosa...demasiado facil desenmascararlos... el verdadero "problema" es con uno... vi demasiados hombre valiosos traicionarse sin nisiquiera el registro de haberlo hecho... por lo menos en apariencia...

El mundo de las justificaciones siempre está listo para tapar el agujero, para olvidar que en algún momento hubo una bifurcación con su respectiva elección...

Me quedo con mi pregunta

sigo haciéndomela...

el día que no veas en mi rostro esta pregunta

aléjate

es un traidor el que está frente tuyo