EL TRABAJO EN PUERTO VILLARROEL
ha terminado ...

Tiempos, espacios y encuentros de una intensidad difícil de describir ...
Once meses ... En este mundo tan lejano como familiar...

Entre la risa y los llantos, el río y los mosquitos, la construcción y las relaciones ...

Puede que sea demasiado pronto para sacar conclusiones de este año de mutuo aprendizaje,

Seguramente todos aprendimos ...

Mucho ...

Muchísimo...

Todos sabemos que tenemos un lugar más en el mundo..

Nosotros, los aldeanos, sabemos que Puerto Villarroel es un lugar donde poder volver;
y los habitantes de Puerto, saben que siempre tendrán un lugar en nuestro corazón
y que todo este tiempo, estos espacios y estas relaciones,
no se perderán en el olvido ...


Una mujer caminando levanta la mirada, su cara, encontrando mis ojos,
largó una sonrisa tan simple, cuanto abierta ..
Gracias a esa imagen, por mucho tiempo, el encuentro con Puerto Villarroel,
será para mi, la mejor anécdota para comunicar el paso más simple
y directo entre imagen, intuición y decisión.

En ese momento me sentí en casa, sensación perdida desde la salida de la aldea en las cercanías de Buenos Aires... Y después, el encuentro en la pensión de doña Marina,
confirmó la sensación recibida en la calle...
Alrededor de la mesa estaban reunidos los presidentes de las juntas vecinales
y el representante de la alcaldía, esa sonrisa, no era propia de la señora encontrada en la calle, esa simpleza y abertura tampoco, otra vez y más claramente descubrí que por ese pequeño puerto fluvial, iba a pasar una parte de mi vida.

Todavía no conocía a Jorge Yale, presidente del Comité Cívico de Puerto Villarroel.
Uno de los miles de trámites de su incumbencia lo tenían alejado de Puerto.
Estoy contento de no haberlo conocido en ese primer viaje...
Dos encuentros tan importantes en un solo día, es mejor saborearlos por separado...

Once meses han pasado desde esa sonrisa...
Jorge es un gran amigo, con el cual fue muy grato trabajar y generar todo lo que hemos logrado en esta localidad. Así como con las personas que ese día poblaron la mesa en la pensión de Doña Marina...


La primera pregunta que nació fue:

¿Cómo generar una cultura de trabajo comunitario en Puerto Villarroel?

La herramienta principal de Willaldea estaba allí, a nuestra disposición y decidimos usarla.

El Teatro... El teatro de dinámicas grupales, el teatro antropológico.
Este arte tan humano, tan de piel encontrando pieles, emociones encontrando emociones,
ojos encontrando ojos... Estuvimos viendo los paralelismos entre Teatro (arte) y eco turismo ...
¿Por qué no?
La historia de Willaldea fue siempre acompañada por estos dos ingredientes:
el arte y el eco turismo...

Pero... ¿Esa fórmula valía únicamente para nosotros o podía ser asimilada por otros?
O mejor aún: ¿Será posible usarla como herramienta constituyente en una sociedad que nunca había entrado en contacto con el teatro o con otras formas artísticas?...

Reflexionando:

¿Qué es una buena comida?...

¿De qué manos llega?...

¿De qué sensibilidad nace el "arte" de acoger, de servir a alguien que confía en ti
poniendo su cuerpo, su tiempo y porque no, su dinero en tus manos?...

¿De dónde puede nacer el impulso para generar un grupo que defienda
y siga construyendo la belleza de un lugar
tan complejo como un pueblo de 1700 habitantes?

¿Y... querrá conocer a fondo sus características y sus particularidades
para compartirlas con los demás?

Las respuestas que surgieron de estas preguntas,
nos hicieron pensar que una sensibilidad artística podía realmente potenciar en la dirección deseada a los habitantes de Puerto Villarroel.

Sensibilidad había, lo pude apreciar en esos dos primeros contactos,
faltaba solamente un elemento que catalizador y que de forma:
El Teatro

Y con el Teatro, hicimos una presuposición de aceptación de la propuesta,
determinando que podrían presentarse a la convocatoria de entre 8 a 20 personas.
Y esto sería la 1ª etapa para la formación del grupo de teatro de Puerto Villarroel
luego de ver la aceptación... Veríamos como nacería el grupo de guías de turismo...

Pero nos equivocamos en las previsiones.
Llegaron a los talleres de teatro 170 personas (el 10% de la población!!!!)


Fijándose así, tres grupos firmes de 50 participantes en teatro para niños niños,
33 participantes en teatro para adolescentes y adultos
y 22 para guías de turismo.

Y sobre este impulso estuvimos generando también grupos de trabajo sobre artesanía,
lectura y escritura creativa, inglés, oratoria y con un grupo bien reducido,
estuvimos elaborando la página Web con la historia y la propuesta eco turística de
Puerto Villarroel.

Por seis meses la gran Carpa Azul de Willaldea, quedó instalada justo en el centro de Puerto, donde el equipo de Willaldea y el voluntariado, convivió y trabajó.
Y donde también más de 15 personas, provenientes de todas partes, vinieron a compartir sus saberes. Sin contar a los turistas que asomaban a la carpa curioseando...
Esta también fue una clave, el vivir allí, el compartir desde las noches cenando con quien decidía quedarse o las charlas, las risas y esas caras simples, abiertas y sonrientes,
que esperamos hayan contaminado nuestros rostros y nuestras almas para siempre...

Luego, el trabajo de 6 meses de gestión, organización y administración del "Clíper",
el Centro de Información Turística, donde el grupo de Guías de turismo y los integrantes de Willaldea hicieron las labores inaugurales

Así mismo, la creación de una Alianza de Instituciones, para garantizar el desarrollo de la actividad turística y de las demás actividades del pueblo.
Una idea de Jorge Yale que pudimos ayudar a concretar.

El cambio de gobierno nacional y, de consecuencia,
de los representantes políticos de Puerto Villarroel ...

Y, ahora, los preparativos para seguir el viaje ...

Dejamos muchos amigos...

Jorge y Dilmar ante todo

Y los que siempre apoyaron nuestro trabajo:
Don Ernesto, Don Benjamín, Don Víctor, Don Manuel, Don Richard, Don Eloy, Don Diego,
Don Gil Doña Ludmila, Doña Kity, Doña Francisca, Doña Raquel, Doña Zule ...
Freddy, Lisandro, Doña Juana...

Y a todos los integrantes del grupo de teatro:
Eulalia, Manuel, Kevyn, Airton, Alexander, Capullo, Carla Moza, Andrea, Yessica, Leiner, Diego, Carlos, Siufane, Adrián, Yessenia, Kenia, Chirliane, Gardenia, Linder, Katia, Carla, Yamil, Estefaní, Jairo, Marcela, Alma Rosa, Willder, Gustavo y Diego,
más los ya mencionados,
Jorge, Dilmar, Doña Francisca, Doña Raquel...

¿Quién sabe que nos dirá el futuro? ...

¿Quién sentirá la necesidad del reencuentro? ...

O la casualidad ...

No pensamos demasiado en el futuro,
por el momento, queremos gozar del calor de la memoria, de los momentos,
espacios y relaciones que tuvimos la suerte de

convivir

... Gracias Puerto!

Guido y Willaldea.

 



al rincón de Guido Tacuarina, la perrita itinerante al rincón de Yolanda a la página principal